Antes de que los nacionalsocialistas encarcelaran a Gregor Haase en un campo de concentración, el oriundo de Dresde llevaba ya varios años en prisión. Por casi dos años estuvo prisionero en varios campos de concentración. No sabemos si sobrevivió a la liberación en un anexo del campo de concentración de Flossenbürg.

Gregor Haase nació en Dresde el 26 de junio de 1893 y vivió con su esposa Erna en Komotau, actual Chomutov, en la República Checa. El ingeniero eléctrico había sido detenido en 1940, acusado de homosexualidad y abuso sexual de menores y condenado a prisión.

Sin embargo, una vez cumplida su condena de tres años, no fue puesto en libertad, sino que fue llevado a detención preventiva por tiempo indefinido y sin sentencia, lo cual significaba ser recluido en un campo de concentración. De esta manera eran excluidas de la sociedad alemana las personas que los nacionalsocialistas consideraban sus oponentes o seres humanos inferiores. La clasificación de los prisioneros en los campos de concentración se realizó de acuerdo a esta ideología.

 

Komotau hoy (Derechos de autor: SchiDD)

 

No obstante, el 17 de junio de 1943, cuando Gregor fue transferido al campo de concentración de Buchenwald, se eliminó de sus documentos la «disposición 175» que lo inculpaba de homosexualidad y lo registraron como delincuente sexual en la categoría penal de delincuente profesional con el número de prisionero 1385. Los llamados delincuentes profesionales eran por lo general prisioneros llevados a los campos de concentración que ya habían cumplido una larga condena o varias de ellas. En tales casos, el tipo o gravedad del crimen no revestía ninguna importancia. Para ser identificados, tenían que llevar un triángulo verde en sus uniformes de prisionero.

 

Un convoy de prisioneros regresa al campo de concentración después del trabajo. Los presos que caminan por el camino del Caracho cargan piedras sobre sus hombros. Al fondo se ve el cuartel principal del campo de concentración. La chimenea a la izquierda al fondo pertenece a la «sala de baño de los suboficiales de las SS». (Derechos de autor: Memorial de Buchenwald)

 

De Buchenwald a Varsovia

Gregor permaneció en Buchenwald solo unas pocas semanas. En julio de 1943, formó parte de un convoy de 300 prisioneros que fueron trasladados al campo de concentración de Varsovia. Tras la supresión del levantamiento del gueto de Varsovia, solo quedaron ruinas del antiguo gueto. Entonces, los ocupantes alemanes instalaron allí un campo de concentración para, con los prisioneros del campo de concentración de Auschwitz, limpiar los escombros y rescatar los objetos utilizables. Los prisioneros de Buchenwald fueron llevados a Varsovia para ayudar a las SS a construir el campo. Al mismo tiempo, asumieron una posición entre las SS y los prisioneros conocida como prisioneros de función. 

Para dichas funciones, las SS preferían elegir a prisioneros alemanes de la categoría de delincuentes profesionales. Por un lado, dominaban el idioma alemán y por otro, contaban con la reputación de «criminales», lo cual garantizaba aplicar brutalmente el régimen de terror de las SS contra sus compañeros. Tampoco tenían una alternativa real, sin embargo, estos prisioneros gozaban de un cierto margen de maniobra: no solo tenían privilegios y estaban en la cima de la sociedad del campo de concentración, sino que tenían un poder casi ilimitado sobre sus compañeros en el campo de concentración de Varsovia. El uso o abuso que hicieran de este dependía exclusivamente de su voluntad. No existen testimonios del papel que jugó Gregor en este caso.

El campo de concentración de Varsovia solo existió durante un año aproximadamente porque a finales de julio de 1944 el Ejército Rojo ya estaba al otro lado del Vístula y las SS decidieron desalojarlo. Unos 4.000 prisioneros fueron enviados a pie hacia el oeste y transportados en vagones de mercancías desde Kutno.

Documentos sobre Gregor Haase

A Gregor le enviaban de un campo de concentración a otro. De Buchenwald a Varsovia, de allí a Dachau y luego al anexo Rabstein del campo de concentración de Flossenbürg. Estos dos documentos de nuestros archivos documentan su encarcelamiento en los campos de concentración de Buchenwald y Dachau.

 

Trabajo pesado en una fábrica de aviones subterránea

Gregor y los demás sobrevivientes del convoy llegaron al campo de concentración de Dachau el 6 de agosto. Aquí Gregor Haase fue registrado con el número de prisionero 90835, pero esta vez como homosexual. Hoy en día nos es imposible reconstruir los argumentos concretos que existían detrás de esta clasificación o de la anterior en Buchenwald. Lo que sí es cierto es que el registro como homosexual para la persona en cuestión implicaba una posición significativamente peor dentro del grupo de prisioneros. La estigmatización también jugó un papel en este caso, lo que aún en nuestros días define la visión sobre determinados grupos de perseguidos.

A finales de agosto, las SS transfirieron definitivamente a Gregor Haase al anexo Rabstein del campo de concentración de Flossenbürg. Aquí los prisioneros fueron destinados a realizar trabajos forzados en la construcción de una fábrica de aviones subterránea durante los últimos meses de la guerra. No está claro si él estaba entre los prisioneros que las SS simplemente abandonaron en un granero tras el final de la guerra el 8 de mayo de 1945. Desde allí hubiera tenido que recorrer poco más de 85 kilómetros a pie hasta su ciudad natal Komotau.

 

Perspectiva de los perpetradores

Sabemos poco sobre Gregor Haase y lo que averiguamos de los documentos de las SS y de la justicia nazi refleja en primer lugar y, sobre todo, la perspectiva de los perpetradores. La historia de Gregor no es sencilla ni evidente. Faltan los antecedentes de su condena, así como información sobre sus actividades en el campo de concentración de Varsovia. Sin embargo, sigue siendo indudable que su encarcelamiento sin juicio y su deportación a varios campos de concentración fueron injusticias que se cometieron contra su persona.

Con la instalación digital también queremos atraer la atención sobre dichos destinos, para descubrir más sobre las personas que estuvieron detrás de categorías como «delincuentes profesionales», «criminales» o «asociales».

Colaborar ahora!