El Holocausto separó a la familia Feldmann de Oradea en Rumania para siempre. No fue hasta el final de la guerra que Jakob Feldmann y dos de sus hermanos se encontraron nuevamente y corroboraron con tristeza el destino de su padre. Su madre, sus abuelos y otros dos hermanos también fueron asesinados.

Jakob Feldmann nació el 23 de agosto de 1927 en Oradea (Großwardein en alemán). Él y sus cinco hermanos crecieron allí en el seno de una familia judía. Aproximadamente una cuarta parte de la población de la ciudad eran judíos. Su padre, David Feldmann, trabajaba como empresario. Cuando la zona alrededor de la gran ciudad en el noroeste de Rumania cayó ante Hungría bajo la presión del gobierno alemán e italiano en el verano de 1940, las políticas antisemitas también afectaron a la familia de Jakob Feldmann, quien tenía entonces 13 años. Desde 1938 hubo en Hungría un incremento de las leyes antijudías que tenían su base en las leyes raciales de Núremberg. Sin embargo, el gobierno húngaro se negó al principio a entregar a los residentes judíos a los alemanes.

La sinagoga de Oradea, ciudad natal de la familia Feldmann.
© Yad Vashem 

Con la ocupación de Hungría por parte de las fuerzas armadas alemanas en marzo de 1944, todo cambió y la situación volvió a empeorar. La familia Feldmann tuvo que mudarse el 5 de mayo al gueto de Oradea, el segundo más grande de Hungría, que ya estaba completamente superpoblado. Unas 15 personas tenían que compartir una habitación pequeña. Las deportaciones comenzaron solo unas semanas después: de mayo a julio de 1944, los ocupantes alemanes, con el apoyo de las autoridades húngaras, deportaron a más de 430.000 judíos al campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau. Las SS asesinaron a la mayoría de ellos en las cámaras de gas inmediatamente después de su llegada.

La familia fue destrozada

Entre el 23 de mayo y el 27 de junio de 1944, los aproximadamente 35.000 judíos del gueto de Oradea también fueron deportados a Auschwitz-Birkenau. El gueto se dividió en sectores de modo que se preparó el transporte para 2.500 a 3.200 personas. La familia de Jakob Feldmann probablemente vivía junto con sus abuelos en un espacio muy pequeño del gueto, por lo que toda la familia fue enviada en el mismo transporte. El hermano mayor de Jacob, Shmuel, no estaba con la familia en ese momento. Al llegar a Birkenau, las SS seleccionaban a los que llegaban por la rampa. Se separaron a los hombres y mujeres. Los ancianos, las madres con hijos, los enfermos y los débiles fueron enviados directamente a la muerte. Solo unos pocos fueron clasificados como los llamados prisioneros de reserva, porque se suponía que debían trabajar en la industria armamentista como trabajadores forzados para la guerra de Hitler.

Hombres judíos después de la selección en Auschwitz-Birkenau.
© Yad Vashem

La selección en Auschwitz finalmente destrozó la familia por completo. La siguiente información se puede encontrar en los documentos de los Arolsen Archives: Magda Feldmann, la hermana de Jacob, fue enviada al campo de concentración de Riga Kaiserwald para realizar trabajos forzados. Jakob y su padre David fueron registrados en el campo de concentración de Dachau el 18 de junio de 1944. Fueron trasladados como esclavos para trabajar en el campo dependiente de Múnich-Allach, perteneciente al campo de Karlsfeld. Allí tuvieron que construir motores de aviones para BMW junto con miles de prisioneros y trabajadores forzados.

Los nombres de su madre Fani y los abuelos Moses y Reise y los otros hermanos no se encuentran en los documentos. Lo más probable es que fueran asesinados en las cámaras de gas inmediatamente después de su llegada o murieran a causa de las espantosas condiciones del campo de concentración.

En la instalación multimedia recordamos el destino de Jakob Feldmann y su familia y usamos #everynamecounts para asegurarnos de que ninguna víctima sea olvidada.

En febrero de 1945, padre e hijo llegaron al campo forestal de Mühldorf, donde los prisioneros tenían que vivir en chozas de tierra. Aquí Jacob fue separado de su padre: las SS enviaron a David en un tren de la muerte con otros 4.000 prisioneros completamente agotados. La odisea por Baviera duró cinco días. El 20 de abril de 1945, el ejército de los Estados Unidos encontró el tren de carga lleno de cadáveres y prisioneros hambrientos en Seeshaupt y trató de asistir a los sobrevivientes. El rescate llegó demasiado tarde para David Feldmann: murió pocos días después de la liberación y fue enterrado en la playa de Seeshaupt.

Sin embargo, habían traído a Jakob de Mühldorf al campo principal de Dachau. El 29 de abril presenció la liberación del campo de concentración por parte de las tropas estadounidenses. Marcado y agotado por el encarcelamiento, el joven de 17 años fue atendido primero en Dachau y luego en el hospital de la OIR (Organización Internacional para los Refugiados) en St. Ottilien antes de ser trasladado al campo de desplazados en Feldafing.

 

Esta lista muestra el nombre de Jakob Feldmann como uno de los judíos rumanos que fueron liberados del campo de concentración de Dachau.

 

Reencuentro de la familia

Su hermana Magda también había sobrevivido al campo de Riga Kaiserwald, Stutthof y al campo dependiente de Buchenwald Leipzig Schönau y había regresado a Großwardein, adonde Jakob también había regresado en busca de miembros de su familia. El hermano de Jacob, Shmuel, también había sobrevivido y emigrado a Israel, adonde su hermana Magda le siguió más tarde. En 1946, los hermanos intentaron averiguar más sobre el destino de su padre haciendo una investigación en las oficinas de búsqueda de los aliados. Pero no fue hasta noviembre de 1950 que el ITS (hoy Arolsen Archives) pudo aportar información sobre las circunstancias de su muerte.

Colaborar ahora!